IMG_4246.jpg

NUESTRA HISTORIA

Abrimos las puertas de Naan el 19 de diciembre de 2011. Todo comenzó como una expedición hacia una cocina desconocida, reconfortante, rica en ingredientes, colores y sabores.

Naan hace referencia al pan preparado en Tandoor, un horno de barro vertical muy utilizado en la India en la cocción de panes y pinchos de pollo, vegetales y queso. Para nosotros es la relación con lo artesanal y lo fresco, cualidades que definen nuestra comida.

En cuanto a la carta, ofrecemos preparaciones clásicas de la cocina India como las Samosas o las Pakoras; currys como el cordero Rogan Josh y el Dal Makhani; o postres como el Kulfi o el Goulab Jamun; además de otros platos que nacieron en los fogones indios y se popularizaron en otros países como el famosísimo Pollo Tikka Masala.  En nuestro menú también logramos ofrecer un menú inspirado en la exquisita comida India con ingredientes locales, familiares al paladar latinoamericano. Para resumir, podríamos definir nuestra carta como “Sabores de India” y una visita a Naan como una deliciosa experiencia para compartir sabores, olores y sensaciones.

Maria Teresa Vélez G.

- Chef Creadora -

Recuerdo que cocino desde niña: me paraba en butacos en la cocina de mis abuelos para poder alcanzar el mesón; siempre me ofrecía a todo tipo de tareas que tuvieran que ver con alimentos y la alquimia de la cocina…. Desde revolver la natilla hasta lavar los platos.

Después de intentar estudiar Ingeniería y no parar de sentir amor loco por la comida, estudié Gastronomía y Cocina en La Colegiatura en Medellín y al terminar viajé a Paris a hacer un Stage en ADF, el Centro de Formación de Alain Ducasse para profesionales. Al regresar trabajé un tiempo en la línea clásica de la cocina hasta que decidí darle un vuelco a mi vida y empezar de cero con algo que desconocía por completo: La Cocina India.

El proyecto de Naan cambió mi vida a todos los niveles: me enamoré de nuevo con la cocina, con los sabores, con el alimento, con el aprendizaje constante del día a día y con el compartir. Ahora veo la cocina con otros ojos, los de un Ser más conectado y presente consigo mismo y quienes trabajan a mi alrededor; más amoroso y apasionado con mi quehacer profesional; mas considerado y respetuoso con los alimentos y las técnicas que uso. Namasté!

IMG_4285.jpg